Propuestas recibidas para el concurso “Un gran final” dentro del IV Concurso de Microrrelatos del Instituto Internacional

IV CONCURSO DE MICRORRELATOS DEL INSTITUTO INTERNACIONAL

Segunda parte: “Un gran final”

Gran final cuarta edicion microrrelatos

* PROPUESTAS RECIBIDAS Y ACEPTADAS A CONCURSO:

CATEGORIA ADULTO – EN ESPAÑOL:

1. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos, se marcho en silencio, sin despedirse, no le gustaba los melodramas, solo esas comedias antiguas, las de blanco y negro.

2. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos, la creadora del universo, puso las estrellas en el cielo, y la luna frente a la venta, invisible para todos, ella, es el hada.

3. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos, tan común y tan diferente a todas, tan insignificante como el resto y tan especial como ella sola, mañana de un día nuevo.

4. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos cuando desaparezca, porque nadie sobrevivirá. Con ella comenzó todo, y con ella terminará.

5. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Zila desapareció, no sabemos dónde fue, pero murió. Ahora nadie la recuerda, todos la odiaban.

6. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Así pensaba la abuela. La lluvia, la nieve, el viento y la muerte llegan y se van. Pero no son impredecibles.

7. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Con ese pensamiento se marchó a su casa. Era la el cadáver más hermoso que había visto y lo enterró sin poderle poner un nombre.

8. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos, dijo solemnemente el entomólogo. Y de un carpetazo aplastó a la pobre y repugnante mosca. ¡Choof! Puré verde de bicho para comer.

9. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos… Los niños -ojos de búho, grandes orejas de elefante- contenían la respiración: otro mágico cuento de la abuela iba a comenzar.

10. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Ella misma escribió su epitafio en un arranque de orgullo y tristeza. Y puso punto final a la historia que nadie le dejó comenzar.

11. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Tan deslumbrante como prodigiosa, se nos ofrendó en todo su esplendor. Así perdió su frágil esencia, víctima de nuestros miedos.

12. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. La araña lo sabía.

13. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. La mentira que me repito al despertar para seguir vivo, para olvidar que hubo una, habrá otras pero siempre la echaré de menos.

14.”Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos” reza el epitafio de La Tierra.

15.”Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos” pronunció Yahvé el octavo día.

16. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Solo espero que el insecticida que acabo de echar por los mil rincones de casa sea realmente efectivo. La cucaracha ha muerto.

17. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Poseyó mi alma, secuestró a mis ninfas, devoró mis sueños… No leas más. Aparta los ojos de esta lápida y huye del cementerio.

18. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Es lo que le dijo padre aquella noche. Pero sí que hubo otra y luego muchas otras más, hasta que ella dejó de ser ella.

19. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Nos sumió en el más profundo de los infiernos; la muerte nos acogió piadosa y, cuando llegó ella, Satanás hizo las maletas.

20. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos; no hay indicios de su paso. No se extraña lo desconocido. La Conciencia murió amordazada pero ¿a quién le importa?

21. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Pensó el autor ante su obra. Acto seguido destruía su primer trabajo concluido y renunciaba a estudiar bellas artes.

22. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Macabra profecía que auguraba la destrucción total de la tierra tras la prueba fatal el día D, hora H.

23. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Excepto yo. Cada primero de mes le traigo sus flores preferidas. No sé cómo voy a hacerlo cuando me vaya con ella.

24. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Pero se dio cuenta de su equivocación al notar el vacio sin fondo en su corazón. Cada lágrima sin consuelo llevaba su nombre.

25. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Nadie la echó de menos porque no hubo otra, hubo otras, muchas, tantas que perdió la cuenta.

26. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Un sinsentido, una sinrazón, un susurro en el silencio que desapareció.

27. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Su recuerdo se desvanecerá como espuma del mar. Como arena entre los dedos se escurrirá y no volverá.

28. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Nadie la conoció, nadie supo quién fue. Nadie quiso molestarse en descubrir lo que guardaba dentro de sí.

29. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. ¿A quién le importa la verdad? Sólo hay una verdad, pero nadie quiere escucharla, así que ni me voy a molestar en pronunciarla.

30. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Olvídate, no volverá, ella no es, se fue, no está, no dejó nada, no se llevó nada y no te quitó nada, entérate ya.

31. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos jamás», se regocijaba la serpiente mientras se hurgaba los colmillos con la auténtica costilla de Adán.

32. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Desolación, chozas desarmadas, tumbas. En el botiquín un esqueleto con bata blanca. En su libro diario se leía: Epidemia vencida.

33. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos.  

Hubo una chica en el tren que dormía con la boca abierta.

Con un único y prolongado beso ella acabó ahogada entre mis labios.

34. -Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos.

-¿Cómo fue?

-Con un poema. La hoja de papel le rasgó el cuello como si no me hubiera dedicado a otra cosa en mi vida.”

35. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Porque yo cogí al vuelo la manzana que iba a caer sobre mi amigo Isaac Newton.

36. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Anoche soñó con Borges. Lo pagó caro. Hoy (¿hasta cuándo?) ella es la soñada y él el soñador.

37. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Una indisposición mía anuló la función en el teatro, la noche del 14 de abril de 1865 a la que iba a asistir Abraham Lincoln.

38. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. La tristeza de la hoja del calendario de este Enero. Estiró los días en negro y volaron sin sombra. Maldito tiempo despegado.

39. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Por fin ahogué a tu amargura. Ni siquiera se resistió. Se hundió sin luchar. Le faltaban agallas.

40. “Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos”: era una asesina de niños, muchas flores sobre el mar, se dice que jamás lloró.

41. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Terminó de muy mala manera. Se enamoró de un imposible. Nadie la apoyó jamás.

42. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Digo, aquella vez que barrí con mis cejas el suelo, me abracé al tropiezo y juré no izar el vuelo. ¡Qué más da!, ya no me acuerdo.

43. “Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos”, murmuró el rey de los ciegos antes de morir. Sólo el mago sonrió, su brebaje había funcionado, pudo ver una puesta de sol.

44. “Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos.” Esto último lo dijo en voz baja, a pesar de ir solo en el coche. «Suegra, hoy me alegrará verte», pensó arreglándose la corbata.

45. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Pasó su vida entre los pobres, haciendo el bien. Un día falleció y pocos recordarán su legado de amor.

46. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. De hecho tratarán de olvidarla, para que las futuras generaciones no cometan el error tan terrible de jugar a ser dioses.

47. “Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos”, dijo. Entonces uno de ellos golpeó con la porra en la mesa del presidente y la lámpara de diamantes rajó el suelo de mármol.

48. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos, sólo yo. Desde que mi muerte se fue, en un intento fallido tras acercarse tanto, estoy aquí, en casa, con miedo y esperándola.

49. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Era su última Nochevieja. La última campanada coincidió con el final. Una sensación de paz y tranquilidad invadió su espíritu.

50. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Pero mis ojos guardarán su sonrisa sorprendida y mi piel el desconcierto de sus manos. El océano ahoga cada día tu recuerdo.

51. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Cuando se cerró, allí quedaron atrapadas nuestras peores pesadillas. Lo que aún todos tememos es no saber quién guarda la llave.

52. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. En secreto, siete novicios la ven alejarse del monasterio. La profesora. Dan gracias a Dios por su partida. Uno de ellos llora.

53. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. La fortuna, disfrazada de cifra, empapó el pueblo hace dos años. Cava, Cancún. Hoy ya saben, todos ricos, que nunca serán felices.

54. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Era malquerida y… temida. Un cortocircuito casual fue la salvación. Luego supe que en casa de la bruja no había electricidad.                      

55. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Eso le decía el niño al hada, a la que le había arrancado las alas mientras la empujaba al vacío.

56. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. A continuación pulso el botón que accionaba la bomba nuclear.

57. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Salvo Adán porque la sacrificó, salvo Eva porque nació de ella, germinativa flotante y brote de vida inefable

58. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Incineraron su cadáver, borraron las glosas a sus hazañas, arrasaron los templos a ella consagrados, dieron olvido a lo sublime.

59. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos porque esa especie no trató a los demás seres vivos como iguales. Los eliminó sin piedad o los transmutó en mojama, beicon o adobo.

60. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos aunque marcara pauta y tendencia, aunque ahora haya tantas que la imitan sin saberlo.

61. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. ¿Nadie? yo soy Nadie. Lloraré por ella y lamentaré su ausencia porque soy el único testigo de aquella casualidad irrepetible.

62. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. Así de singular fue mi muerte.

63. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos sentenció Ana F. Luego pensó en lo frágil e ingrata que resulta la memoria, para el que no quiere recordar.

64. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos, comentó Blancanieves al ver la portada de las revistas del corazón donde el rey anunciaba su divorcio de la malvada madrastra.

65. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos dijo el escritor desterrando de su memoria a la protagonista de su última novela: esa que jamás pudo escribir.

66. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos, se dijo la Bella Durmiente aliviada. Olvidó que a falta de héroes el cine glorifica a los villanos. Próximo estreno: Maléfica.

67. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos, ni siquiera yo que fui su amante, quise ser su amigo e intenté sin éxito comprenderla.

68. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos, dijo Caperucita Roja cuando le preguntaron acerca de la abuelita. Y recalcó: ¡Nadie! que la protagonista soy yo.

69. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos: la primera gota se confundió con la última lágrima, después todo fue llover y reír; el ansiado monzón, al fin había llegado.

70. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos dijo el cazador y disparó. Jamás imaginó que este acto le convertiría en el peor de los villanos: el asesino de la mamá de Bambi.

71. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos: dijo el matemático levantando la indeterminación que le permitiría resolver la maldita ecuación propuesta por su mejor alumno.

72. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. La guitarra de Paco de Lucía ya no suena, ha dejado un vacío. Las calles de Algeciras, sus playas, sus plazas le lloran en sintonía.

73. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos. No entiendo por qué preguntas por ella— dijo, frente al espejo, y salió. El reflejo, sonriendo, aplicó color, sombra y lápiz rojo.

74. “Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos”. Eso dijo el primer día y el segundo y durante años hasta que él mismo murió, décadas más tarde, mirando la imagen sepia.

75. “Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos”. Así rezaba el mohoso epitafio que alguien debió mandar a grabar para la madre de aquel soldado que se alistó en la muerte.

76. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos.11 de noviembre de 1918, fin de la Gran Guerra.

77. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos, concluyó Don Juan con sonrisa pícara. Bostezó, saltó por la ventana y escapó de la cama de su última amante sin pensar dos veces.

78. Hubo una, no habrá otra y nadie la echará de menos, dijo el empresario de pompas fúnebres, observando la vida apagada, dos metros bajo tierra, en un funeral al que nadie asistió.

CATEGORIA ADULTO – EN INGLÉS:

1. Ships at a distance have every man’s wish on board. Art doesn’t begin because Time without measure is like Art or the space without Energy sometimes begins sometimes finishes.

2. Ships at a distance have every man’s wish on board. Watching the last one leaving, he tries not to cry while he sees his chance of a new life vanishing.

3. Ships at a distance have every man’s wish on board. Love, hate, ambition, revenge are sailing away. Longings aimless. Heart castaways and future forgotten dreams flotsam.

4. Ships at a distance have every man´s wish on board. The Titanic Orchestra still plays the waltz.

5. Ships at a distance have every man’s wish on board. As rivers wish to give their water to the most beautiful fish. It’s the law of the sea written with the music of the waves.

6. “Ships at a distance have every man’s wish on board”, Tom said dreamily while she sighed. “Anna, on board, it’s the shore I long for”. “At a distance too, Tom, always at a distance”.

7. “Ships at a distance have every man’s wish on board. But, be careful, you can drown on the shore from unfulfilled hopes, you know that, don’t you?” And I thought I knew but I didn’t.

8. Ships at a distance have every man’s wish on board and when a man reaches the deck, he finds millions of other ships at a distance with millions of wishes on board.

9. Ships at distance have every man’s wish on board. “My gentle giant, this poor dreamer salutes you!”, said the old captain, bowing to the white whale, finally giving up the hunt.

CATEGORIA INFANTIL/JUVENIL – EN ESPAÑOL:

1. Era un crudo día de invierno y los copos de nieve caían como blancas plumas. Al final, tuve que subir al cielo para apoyar la cabeza en las nubes. Que a falta de un buen regazo… el invierno es eterno.

2. Era un crudo día de invierno y los copos de nieve caían como blancas plumas. Miré hacia arriba y el sol me cegó los ojos. Sentí un toque en mi hombro. “Todo irá bien” me susurró, y me sentí como en casa.

3. Era un crudo día de invierno y los copos de nieve caían como blancas plumas. Por fin podría cumplir mi sueño y hacer un bonito muñeco de nieve ¿Dónde estarán mis guantes? Mamá no me dejaría salir sin ellos.

4. Era un crudo día de invierno y los copos de nieve caían como blancas plumas. El unicornio tenía una bella crin y una larga perilla…

5. Era un crudo día de invierno y los copos de nieve caían como blancas plumas. El ser que apareció en primer plano era muy extraño. Tenía una mirada joven, pero una larga barba, muy muy canosa.

6. Era un crudo día de invierno y los copos de nieve caían como blancas plumas. Sus ojos miraban a un espejo de forma ovalada, que parecía de oro y que reflejaba…

7. Era un crudo día de invierno y los copos de nieve caían como blancas plumas. Un ser misterioso, sobre un fondo gris, nos invitaba a un mundo fantástico y de ensoñación…

8. Era un crudo día de invierno y los copos de nieve caían como blancas plumas. Agarrando el espejo y acariciando al unicornio había una dama de mirada pálida con largas melenas recogidas en un bello turbante…

CATEGORIA INFANTIL/JUVENIL – EN INGLÉS:

1. The sun did not shine it was too wet to play so we sat in the house all that cold, cold, wet day and all we could say, sitting there in the rain, was always the same: we don’t want to stay we want to leave and be free again.

2. The sun did not shine it was too wet to play so we sat in the house all that cold, cold, wet day. We wanted to go, but had to stay, sitting inside watching the rain. Then the clouds went away and the bright Sun warmed us again.”

3. The sun did not shine it was too wet to play so we sat in the house all that cold, cold, wet day. We wanted to go, but had to stay, sitting inside watching the rain. Then the clouds went away and happy again we shouted hurray.”

4. The sun did not shine it was too wet to play so we sat in the house all that cold, cold, wet day. The ants are hiding in their holes. Birds huddle in their nests. It’s my birthday. Anxious, I hope next to the fireplace.”

5. The sun did not shine it was too wet to play so we sat in the house all that cold, cold, wet day. Our feeling was of friendship and union. We will never forget it!”

Propuestas ganadoras en: http://bit.ly/1s7yIWB

Más detalles sobre el Concurso en:

https://bibliotecaiie.wordpress.com/i-concurso-de-microrrelatos-del-instituto-internacional

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s